Te invitamos al círculo de lectura “No te Salves”, que dará inicio la próxima semana en el marco de nuestro mes aniversario.

Entrevista miembro fundador del Teatro de Operaciones – Ingeniería, Luigi D´Angelo

Comandante Eterno Hugo Chávez con Luigi D' Angelo

Comandante Eterno Hugo Chávez con Luigi D’ Angelo

¿Qué te motivó a participar en el Teatro de Operaciones – Ingeniería? ¿En qué año entras a formar parte de éste?

En el año 1972 decidimos conformar un teatro universitario que planteara los problemas de nuestra máxima casa de estudios, que hablara de las luchas de los estudiantes por sus derechos en base a la tesis del teatro documental de Peter Weiss.

¿Se practicó en el espacio la construcción y dirección colectiva?

Desde un principio se practicaron la dirección y creación colectiva. En la década de los 80 se combinaron varios métodos de Dirección según tengo entendido.

¿Cuál es tu apreciación sobre el legado histórico e ideológico del teatro?

Del teatro oficial universitario partimos críticamente porque ideológicamente era muy conservador y muy clásico. No estaba su propuesta acorde a los nuevos tiempos de cambio que se estaban viviendo en Venezuela y en el mundo.

Entendiendo la dinámica de la vida universitaria ¿Crees que existen principios del Teatro de operaciones – Ingeniería que deben mantenerse en el tiempo y cuáles serían?

La independencia y el espíritu libertario del TO-I deben mantenerse en medio del debate democrático interno que caracteriza a una organización de masas políticamente equilibrada (No partidista) pluricultural y multiétnica comprometida con los intereses de las mayorías.

¿Consideras que el estudiante universitario debe ser uno de los vínculos entre la Universidad y la Comunidad? ¿Por qué?

La problemática universitaria no esta desligada del entorno socio cultural y económico

¿Estarías de acuerdo con la mercantilización de un espacio como el Teatro de Operaciones – Ingeniería?

No, ya que iría en contra de sus orígenes y principios.

Algún mensaje u otra inquietud que deseas compartir

El arte en general no puede circunscribirse a referencias ideológicas totalitarias que cercene o límite su capacidad creativa y crítica, y mucho menos estar condicionado a los intereses coyunturales de los gobiernos de turno ni a autoridad alguna.

TO-I. El Teatro de Operaciones de Ingenieria *Artículo de Henry González “Chema”, Miembro fundador del TO-I

???????????????????????????????

Abril de 1972. La UCV renace, luego de haber estado cerrada durante dos años por orden del entonces Presidente de la República, y representante del Opus Dei en Venezuela, Rafael Caldera. Era la época de la “Pacificación”, cuando las organizaciones guerrilleras aún activas en el país, se acogían al plan de pacificación propuesto por el gobierno. La UCV era un hervidero de ideas y tendencias políticas. Los movimientos en armas hacían extrañas transiciones. El “OR”, (Organización Revolucionaria), pasaba a ser la “Liga Socialista”; “Bandera Roja” se convertía en el “CLER”, y el PRV (Partido de la Revolución Venezolano), se transformaba en Ruptura.

En ese contexto, surge en la Facultad de Ingeniería un movimiento estudiantil fuerte y con una impresionante capacidad de convocatoria, la “Liga de Estudiantes”. La “Liga”, imbuida por las ideas del “Mayo Francés”, movimiento estudiantil que, apenas 4 años antes, había hecho tambalear al Gobierno Francés, demostraba el poder del Movimiento Estudiantil organizado. Con esa herencia, la “Liga”, era capaz de movilizar en sus marchas, a cientos de estudiantes de todas las facultades. Sus dirigentes, Edgar Yahure y Francisco Rojas, dos estudiantes de la Facultad, generabandiscusiones en torno a temas diversos, como el papel del estudiante universitario en la sociedad, viéndolo integrado a las luchas sociales; de cara a la solución de las ingentes necesidades del país, y no aislado en la “Burbuja Universitaria”. Nos recordaban que el país está afuera, y que el Estado Venezolano invierte millones en nuestra formación profesional, con el objeto de superar la dependencia culturaly tecnológica,lo que nos crea uncompromisomoral y éticopara con nuestro país.

Ese mismo año de 1972, la Liga inicia un programa de desarrollo de grupos culturales en la Facultad. Así, surgen los grupos de Fotografía, Periodismo, Danzas y otros, como la librería “La Brecha”, el grupo de murales y el de excursionismo (que después se convirtió en el GIDA). En ese contexto, invita a dictar unos talleres de teatroa Yorlando Conde, un prestigioso director, conocido por haber desarrollado, al frente del “Grupo Caricuao”, un modelo de teatro combativo y militante, a la par de una estética propia, acorde al modelo que proponía. De este taller, nace en Julio de ese año, el TEATRO DE OPERACIONES DE INGENIERÍA.

De ese encuentro, Yorlando cuenta: “Me encontré con un grupo de locos, peludos, y dispersos; uno andaba con una tomuza grandísima y una camisa de enfermo de hospital saltando de silla en silla. Eran tremendamente creativos. Esos locos querían comerse al mundo”. Entre esos locos, estaban Antonio D’elía y Gonzalo Naranjo,que eran los más volados de puro creativos. Estaba Lidia, una negra bella que se empató con Wilmer Guédez, también estaban Paul Seijas, que terminó licenciado en Artes Escénicas; Chema, que terminó Psicólogo y Juvenal Rodríguez, (Juvenalgas), que con el tiempo creó en Ciencias el “Teatro Búho”, y Blanca que luego se casó con él. Estaba Luis D’angelo, que era de la Gran Fraternidad Universal; practicaba Yoga y era vegetariano. D’angeloera el encargado de formarnos un rollo cada vez que prendíamos un cigarro, porque él “Tenía derecho a respirar”. Estaba Manolo Reina, que era el Director de nuestro periódico, “El Militante”. También había varios estudiantes de otras facultades;de Arquitectura estaban, entre otros, Wilmer Guédez, ingenuo, creativoy altamente disciplinado, y Carmen Pink, que se empató con Paul Seijas. De Farmacia, Belkis Aponte. (Belkis y Wilmer se casaron después), y Rafael Valderrama, que era de Sociología y era el ser más despistado que se pueda imaginar. Con el tiempo, se incorporó Sonia Vaamonde, que era esposa de Yorlando y era una especie de co-directora con él. Yurimia, la hija de ambos, tenía pocos meses. Su función era llorar entre ensayo y ensayo para que la sacáramos del corral, aparato éste que, a la final, se convirtió en parte de la utilería regular del grupo.

EL NOMBREdel grupo surgió después, inspirado en el libro de Efraín Labana Cordero, “TO-3 Campamento Antiguerrillero”. Los Teatro de Operaciones eran centros de tortura, donde expertos en interrogatorios, formados por la CIA en la tétrica “Escuela de la Américas”, en Panamá, aprendían a colocar electricidad en los testículos de los detenidos, o les hacían pararse descalzos en rines a los que previamente se les sacaba filo para cortarles los pies. En el libro, Efraín Labana narra las torturas a las que fue sometido en el TO-3.Luego de golpearlo por horas, uno de los esbirros de Betancourt le pega una plancha hirviendo en una nalga.Efraín era amigo del grupo y varias veces contó su experiencia en el Auditórium de la Facultad. Un grupo de Maracaibo terminó haciendo una obra sobre el tema, que se llamó “La Nalga”.El TO-I, Teatro de Operaciones de Ingeniería, rinde homenaje con su nombre a aquellos valientes que prefirieron la tortura y la muerte, antes que la delación.

LA METODOLOGÍAque implementamos era de creación y dirección colectivas. Invitaba a hacer nuestro teatro en espacios públicos, no convencionales, un teatro circular.Muy imbuido por las ideas de Augusto Boal y su “Teatro invisible”, la función comenzaba de repente, sin anuncio,tomando por sorpresaal estudiante en los pasillos o el cafetín.
Así surgieron trabajos como “El Estudiante”, la primera obra presentada, que cuestionaba la mediocridad y falta de creatividad del estudiante promedio; “Los Piratas”, (Evidentemente se refería a los profesores); “El Examen”, que cuestionaba las evaluaciones que se limitan a lo memorístico, descontando los procesos creativos,o “El graduando”, que criticaba las tesis de grado absolutamente inútiles.A la larga, todos estos trabajos fueron condensados en una obra que se llamó “Alma Mater” y fue presentada muchas veces, y en muchas universidades a nivel nacional. En su temática veíamos una Universidad-Máquina que recibía por un lado a jóvenes creativos, llenos de sueños y los vomitaba por otro, transformados en profesionales engreídos, ciegos a las necesidades del país, y dispuestos a servir a las compañías transnacionales.

Si bien existía la figura del Director, ésta era Sui géneris. Yorlando no fuenunca el director clásico de una obra tradicional, aquel que tiene la última palabra de lo que se dice, sino que cada uno de nosotros era el director en la medida en que el montaje iba tomando forma; ciertamente con la impronta que da el director, pero también la que van dando los actores, y el mismo público con el que nos estamos presentando, así que eran frecuentes los foros luego de cada función. Después se hacían reuniones de discusión; se evaluaba el impacto de la obra; la ejecución individual, no sólo como actor, sino que veíamos al que se había hecho el loco para no cargar la utilería, al “exquisito”, que llegaba tarde, nada más que para la funcióny muchas cosas más. Revisábamos, peleábamos, y volvíamos a comenzar a ensayar, a veces desde cero otra vez. Así se iba puliendo la obra, haciendo las mejoras, lo que era un proceso constante, porque una obra de teatro jamás está terminada. Teníamos un rígido sentido del deber y la fidelidad a nuestros principios; nos exigíamos ser cada vez mejor personas; dejar los vicios; (Drogas, cigarrillos); respetar a nuestras compañeras; dejar atrás el machismo; buscar una vida sana, ecológica, ser buenos estudiantes, buenos amigos, solidarios en las buenas y malas. Nuestra vida diaria debía ser un fiel reflejo de lo que decíamos desde las tablas.

Para sus dos primeros años, el TO-I había creado unas 30 obras; había hecho cientos de funciones en universidades nacionales,barrios y fábricas. Había participado en festivales de teatro Universitario;había sacado tres números de su periódico, “El Militante” y dos números de “Revolcatura”, una revista de comics. (Se estaba preparando la tercera, que versaría sobre la guerra de Vietnam). HabíaImpulsado la creación y organización del FRENTE NACIONAL DE LIBERACIÓN CULTURAL. Había producido varios documentos teóricos, y rescatado, (Con el apoyo del entonces Decano, Marcelo González Molina), el Auditórium de la Facultad, (Que para entonces era un depósito).

A mediados de 1975, luego de ácidas discusiones, el grupo se divide en dos. Un sector mantiene su trabajo en la Universidad. Otro, se va a los sindicatos, a hacer teatro con los obreros y crea el T-PO6, (Pues eran seis los estudiantes disidentes). A la larga el nombre cambió a TPOS, (Teatro para Obreros), pero eso, es otra historia…

Revisar estos hechos 41 años después, es traer de nuevo eventos que parecen haber pasado ayer; es recordar personas que ya no están con nosotros físicamente, pero que nos siguen acompañando en el cotidiano. En lo personal puedo decir que, en el TOI, aprendí a ser organizado; a tener coherencia entre lo que pienso, lo que hago y lo que digo. A vivir en función de mis valores, tratando de sean éstos los que guían mis acciones. Aprendí que yo era alguien valioso para mi sociedad y que yo podía influir para transformarla sin esperar a que un líderme diga cómo hacerlo. En fin, aprendí a ser un buen actor, y esa herramienta me ha acompañado toda mi vida.